El Amasiato de Álvaro Delgado desnudó el pacto que hubo entre Peña y Calderón para derrotar a AMLO en el 2006

pena_g.jpg

CD. DE MÉXICO.-Durante las elecciones del 2006 el ex-candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador lideraba todas las encuestas para ganar la elección presidencial de ese año, pero el miedo de los personajes históricos en el PRI, PAN Y PANAL, se movilizaron para truncarle a AMLO la posibilidad de llegar a la silla presindencial, cosa que consiguieron con ayuda de las televisoras de México, Televisa y TV Azteca, comenzando una campaña de desprestigio contra AMLO “Denominándolo un peligro para México”. Hoy la sorpresa no es que represente un verdadero peligro para México, sino para unos cuantos que protegen sus intereses a como de lugar.

Álvaro Delgado periodista de la revista Proceso publico su más reciente libro “El amasiato”, en el que revela los detalles de un pacto secreto entre Enrique Peña Nieto actual presidente de México y Felipe Calderón, entonces candidato presidencial del 2006, quien ganó las elecciones de ese mismo año por una mínima diferencia.

Retomando la nota que publica proceso, así sucedió el encuentro.

En una hora y media se selló el destino del país durante dos sexenios. En 2006 –y en una reunión que define el concepto de “acuerdo cupular y en lo oscurito”– Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto pactaron el apoyo del PRI mexiquense al panista en las elecciones presidenciales que estaban por venir, y el respaldo del michoacano al entonces gobernador del Estado de México para los comicios de 2012. En el libro El Amasiato, el reportero Álvaro Delgado detalla todo lo relacionado con esa alianza, que abrió la puerta a una guerra y a una nueva era de corrupción y opacidad.

Felipe Calderón se agigantó de tal manera que, en 2006, se hermanó con Peña, quien le transfirió al menos 200 mil votos priistas del Estado de México, casi la misma cifra con la que fue declarado ganador en la elección presidencial.

Parientes políticos, amigos, cómplices, Calderón y Peña se unieron otra vez en 2012: Hundieron a Josefina Vázquez Mota a cambio de encubrir las corruptelas de cada cual, y tienen un plan para 2018: ¿Margarita o Videgaray? Da lo mismo, porque no hay nada que los diferencie.

¿Cómo podría Calderón criticar a Peña si le ayudó a ganar en 2006, y cómo podría ir Peña contra la corrupción de Calderón si éste lo respaldó en 2012? Las pruebas están en mi libro, que ha enmudecido a Calderón, a Peña y a Videgaray, puestos al desnudo, Explica Álvaro Delgado.

Faltaban pocas semanas para la elección presidencial de 2006 y una atmósfera envenenada se extendía en México.

Eran cerca de las diez de la noche cuando, ansiosos, los dos políticos llegaron casi simultáneamente a la suite del hotel Nikko, en Polanco, sede del cónclave secreto.

Peña Nieto, gobernador del Estado de México, iba con Luis Videgaray y Jesús Murillo Karam. Acompañaban a Calderón Juan Camilo Mouriño, coordinador operativo de su campaña, y Ulises Ramírez, alcalde con licencia de Tlalnepantla, artífice de la reunión y del pacto que esa noche se cerró.

El miedo a la victoria de Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la izquierda, los convocaba. El priista Roberto Madrazo iba en picada y Peña Nieto –con apenas diez meses como gobernador, pero ya diseñada su futura candidatura presidencial– se unió a Calderón.

Peña y Calderón se reunieron a solas hora y media.

Al abandonar la suite, ya relajados y sonrientes, ambos informaron a Videgaray y Murillo Karam, así como a Mouriño y Ramírez, del resultado del pacto: el 2 de julio, día de la elección, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) del Estado de México “operaría” para transferirle 200 mil votos priistas a Calderón, candidato del Partido Acción Nacional (PAN).

“Ahí se definió la Presidencia de la República”, se ufana Ulises Ramírez cuando narra este episodio histórico, reservado desde entonces a ese pequeño grupo de políticos, a quienes Peña y Calderón ordenaron mantener en secreto para siempre.

En la reunión que tuvieron a solas durante hora y media, Peña y Calderón hablaron también del futuro de Margarita Zavala –mujer de éste y prima política de Videgaray–, en un contubernio que el entonces gobernador priista honró al entregar los 200 mil votos prometidos.

“La meta que teníamos en el Estado de México era sacar un millón 500 mil votos y logramos un millón 700 mil y cacho. Los 200 mil fueron producto de esa reunión”, ha contado Ramírez, exsenador y actual diputado federal panista que antes militó en el PRI.

En la elección presidencial de 2006, Madrazo, candidato del PRI-Partido Verde, obtuvo sólo 18% de los votos en el Estado de México (un millón, en números redondos), mientras López Obrador arrasó con 43% (dos millones 500 mil); Calderón alcanzó un millón 700 mil sufragios –con los 200 mil que le abonó Peña–, equivalentes a 31% de la votación.

Un año antes Peña Nieto ganó la gubernatura con un millón 801 mil votos (49% de la votación total) –casi la misma cifra que obtuvo Calderón–, por 936 mil (25.6%) de Rubén Mendoza Ayala, candidato del PAN, y 918 mil (25.11%) de Yeidckol Polevnsky, contendiente por la izquierda.

Álvaro Delgado desnudó el pacto Entre EPN y Calderón, y lo plasmo en su libro “El amasiato” donde revela más detalles no solo del encuentro, sino de la traición de Felipe Calderón hacia Enrique Peña Nieto, pues su partido inició la campaña en el 2012 “Peña no Cumple” la cual fue un éxito, devastadora para el candidato priista. Los spots de radio y televisión con esta leyenda lo exhibieron como un candidato falaz y vulnerable. Aún así el priista ganó las elecciones del 21012.

Con Información de PROCESO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s