“A Julio César Mondragón lo mataron a golpes en la noche de Iguala”; Forenses argentinos

CnIFzNEVYAUWcuk.jpg

CIUDAD DE MÉXICO.-El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) presentó sus conclusiones acerca de los resultados de la exhumación del cuerpo del estudiante normalista Julio César Mondragón Fontes, una de las seis personas asesinadas en la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, donde desaparecieron además los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa.

La exhumación del cadáver fue a petición de la propia familia y de otros centros de derechos humanos en México para un nuevo análisis forense, que determinara la muerte de la cual fue víctima el normalista. El cuerpo fue exhumado de un panteón de Tecomatlanel, en Tenancingo, Estado de México, el pasado 4 de noviembre del 2015.

En la diligencia estuvo presente el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), así como peritos de la PGR y de la CNDH. En los resultados, el organismo constató que la causa de muerte se produjo como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico, además de lesiones en cara, cuello y tórax.

En cuanto a la existencia de tortura, las fracturas en cráneo ocurridas alrededor del momento de la muerte observadas en este segundo examen fueron severas. Por otra parte La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó sobre los resultados del peritaje que realizó sobre la muerte del normalistas Julio César Mondragón Fontes, esta mañana, en el que concluyó que el joven murió por un traumatismo craneoencefálico y que no hay evidencia de que haya sido desollado.

En conferencia de prensa, el organismo detalló que Julio César Mondragón, cuyo cadáver fue hallado boca arriba en un charco de sangre, con los huesos de la cara expuestos y con un sólo ojo, en una calle de terracería tras los ataques del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero, no fue asesinado por un arma de fuego de origen alemán y la pérdida de la piel fue a causa de la fauna del lugar, no de manera intencional por acción humana.

La CNDH refirió que antes de morir, a Julio le provocaron fracturas en ocho huesos del cráneo y en 13 de la cara y en el tórax. En total, su cuerpo presentó 64 fracturas, provocándole un traumatismo craneoencefálico.

Alrededor de las 23:00 horas del 26 de septiembre de 2014, después del primer ataque, llegaron al lugar de los hechos más estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, entre ellos Julio César que en ese momento vestía una playera color rojo.

 Instantes después un nuevo ataque se perpetró en contra de los normalistas. Mismos que no han sido encontrados después de casi dos años ocurridos los ataques en Iguala Guerrero.
Con Información de Sinembargo.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s