Ayotzinapa “Dos años sin Justicia” Los padres aún lloran la ausencia de los 43

408285_164443_1.jpg
Foto: Milenio.com

IGUALA, GRO.-La trágica noche del 26 y madrugada del 27 de Septiembre del 2014 en la Ciudad de Iguala, Gro., Ocurrió una de las peores masacres que en México se hayan registrado de estudiantes y ciudadanos a manos de policías y sicarios al servicio del crimen organizado. Este acto criminal dejó un saldo de 6 personas fallecidas entre tres estudiantes de la normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, donde 25 personas más resultaron heridas, y otros 43 estudiantes desaparecidos, de los cuales aún sigue sin conocerse su paradero.

Dos años después de esta matanza, aún huele a sangre, a terror, a miedo pero más a injusticia. Huele a podredumbre de un gobierno corrupto e indolente incapaz de investigar y hacer justicia a las familias mexicanas. ¡No es posible que no se puedan localizar 43 personas en todo México! es sencillamente Inaceptable.

56034d0430317.jpeg

En aquel entonces gobernaba Ángel Aguirre el estado de Guerrero, quien por la presión renunció al cargo, pero en ningún momento se le llamo a testificar o hacerlo responsable por su incompetencia para resolver el conflicto. Sin embargo se fue con las manos limpias sin que se le haya investigado, pues muchos hablaban de sus nexos con el crimen organizado.

De acuerdo con declaraciones del fiscal guerrerense, Iñaky Blanco Cabrera, el primer episodio de violencia ocurrió a las 21:30 horas, cuando la policía logró interceptar el paso de cuatro autobuses encaminados al norte mediante una camioneta que bloqueó su avance en la esquina de las calles Juan N. Álvarez y Periférico Norte. Los alumnos bajaron de los autobuses para intentar empujar fuera del camino la camioneta, y se enfrentaron a los policías, que también llegaban.

Se habla también de un quinto autobús, el cual no se investigo a fondo por las autoridades y del cual posiblemente estaba vinculado con el trasiego de droga hacia los estados unidos, lo que detonaría la masacre de Ayotzinapa, según investigaciones del GIEI.

Cuando el estudiante Aldo Gutiérrez Solano forcejeó y sometió a uno de los policías, agentes de la Policía Municipal de Iguala abrieron fuego contra él, hiriendo gravemente a Gutiérrez Solano y matando a su compañero Daniel Solís Gallardo.

La balacera inicial puso en desbandada a los estudiantes normalistas, varios de los cuales se refugiaron en los espacios entre los autobuses detenidos. Otros más escaparon como pudieron a los alrededores; sin embargo, la policía de Iguala se llevó bajo arresto a la mayoría de los estudiantes que no habían podido bajar de los autobuses. La mayor parte de los arrestados provenía del último autobús en la fila (el Estrella de Oro 1568).

Al mismo tiempo, a la salida de Iguala, en la autopista a Chilpancingo, otro grupo de policías disparó contra un autobús que transportaba a los integrantes del equipo de futbol Avispones de Chilpancingo, de la tercera división. El equipo de futbol no estaba involucrado en los hechos y aparentemente fue confundido por la policía como otro autobús más del convoy de los estudiantes normalistas.

Los Avispones iban de regreso a su sede tras un partido como visitante en Iguala. En este ataque perecieron tres personas: David Josué García Evangelista (de 15 años de edad, Futbolista de los avispones), Blanca Montiel Sánchez (pasajera de un taxi que pasaba por el lugar) y Víctor Manuel Lugo Ortiz (chofer del autobús que conducía a los jugadores de vuelta a Chilpancingo). El director técnico del equipo resultó herido y fue internado grave.

La mañana del día 27 de septiembre elementos del Ejército Mexicano encontraron a las 11 horas el cuerpo de Julio César Mondragón, uno de los normalistas muertos en el segundo ataque. Su rostro había sido desollado. Versión que según la PGR, no fue desollado, sino más  bien fue depredado por la fauna silvestre.ayot-3.jpg

La Procuraduria General de la República confirmó el día 7 de noviembre de 2014, que existian indicios de un homicidio masivo en un basurero de Cocula, Guerrero, el cual podría corresponder a los 43 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre en el Estado de Guerrero. Según el testimonio de tres nuevos detenidos que confesaron cometer el crimen.

El procurador Jesús Murillo Karam, hizo el anuncio en una conferencia de prensa en cadena nacional. Indicó que las personas detenidas dijeron que los estudiantes fueron asesinados después de que policías de los municipios de Iguala y Cocula los entregaran al grupo criminal «Guerreros Unidos». Sus cadáveres fueron quemados, después se depositaron los restos en bolsas y fueron arrojados en un río cercano.

detenidos-ayotzi.jpg

El 27 de enero de 2015, la PGR notificó del avance de las investigaciones de la desaparición, aclarando que era prácticamente un hecho que el grupo Guerreros Unidos, vinculado al entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, había secuestrado, asesinado, incinerado y desaparecido en un río, las cenizas de los 43 normalistas.

Sin embargo la verdad histórica de Murillo Karam como fue llamada por periodistas e investigadores que después se convirtió en la mentira histórica fue echada abajo por expertos del GIEI y la CIDH quienes hicieron una minuciosa investigación acerca del incendio en el basurero de Cocula y según estudios jamas hubo un incendio de tal magnitud como lo dijo el Procurador Murillo Karam, que ante la ola de criticas por su ineficacia en la investigación de la desaparición de los 43 estudiantes renuncio a su cargo.

cocula-basurero-43-normalistas.jpg

Los padres de familia y acudientes de los estudiantes y víctimas de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa rechazaron la información brindada por las autoridades federales mexicanas sobre las muertes de sus hijos y acudidos por que carecía de un sustento científico y técnico proporcionado por  el GIEI y además dijeron que sus hijos están vivos hasta que no haya una certeza de su deceso.

La investigación por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ha llevado a prisión, según el balance oficial, a 111 exfuncionarios y delincuentes. Sin embargo, entre ellos no hay hasta ahora ningún servidor público, policía estatal o federal, ni algún criminal considerado como prioritario por el gabinete de seguridad.

En general, los detenidos pertenecen a tres grupos: policías municipales de Iguala,policías municipales de Cocula –un municipio colindante– y personas vinculadas con el mencionado grupo delictivo. A ellos se suman el ex presidente municipal de Iguala,José Luis Abarca, y su esposa; así como la joven que presuntamente los encubrió cuando se escondieron en la Ciudad de México.

La tragedia de Ayotzinapa ha expuesto cómo la administración del presidente Peña Nieto “no se detendrá ante nada para encubrir las violaciones a los derechos humanos que ocurren en México”, dijo en un comunicado Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Las autoridades mexicanas “han hecho todo lo que han podido para obstruir la justicia e intentar proteger su imagen”, dijo el organismo internacional.

¿Habrá justicia algún día para las familias de los 43 jóvenes desaparecidos o habrá otro carpetazo del caso?, para no dejar huella de la corrupción y vinculo que impera entre funcionarios de gobierno y crimen organizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s