Archivo de la categoría: El Ultimo Encuentro (El Diario)

PAG. 11 *EL ULTIMO ENCUENTRO (EL DIARIO)*

PAG. 11 | El Último Encuentro | Armando Santana | En el Concierto.

a25972d8-angrywomanp.jpg

“Danna esperaba ansiosa formada en una fila esperando adquirir boletos para el concierto de la Banda Coldplay en la CD. De México. Así que en un intento para escabullirse en medio de la fila, Ulises se acomodó descaradamente en la misma fila de Danna, pensó que nadie lo observó, por lo que aprovecho y se acomodó rápidamente, al observar esta escena Danna, quien si logro verlo, le dio un pisotón y sonrío ligeramente.

-Perdón lo siento, -Dijo Danna, -¡Oye! tu no estabas aquí replico Ella.

Ulises sonrió  y se hizo el sordo…no se movió ni un centímetro, solo se acomodó más dentro de la fila, cosa que hizo enojar aún más a Danna…quien casi lo despedazó con la mirada, pero Ulises sonriendo le dijo;

-Relájese señorita, que le invitare un café después del concierto, eso si no hace ninguna otra acción que me desangre mis pies….

-Ah Poco cree que un café me quitará el enojo que ahora tengo en todo mi cuerpo, por si no lo sabía, estoy aquí desde la mañana haciendo fila y ese café ya me lo tome desde la hora en que llegue, señor..

Ulises la observó y le dijo,

-¡Ahh! que señorita tan enfadosa tenemos aquí, tan hermosa que esta, pero ahora veo porque esas arrugas en su bello rostro, hasta parece ancianita sin ofender, porque hasta las ancianitas son hermosas cuando sonríen, me parece que usted hoy ha tenido un mal día….

Danna frunció el ceño, y enfurecida le contestó;

-Si y usted está haciendo que este día sea uno de los peores que haya tenido. ¿No le parece que todo iba bien, hasta que usted se entrometió en la fila?

Ulises no hallaba la forma de mantenerla callada y que ésta le dejara hacer gestos de enojo, así que mejor siguió haciéndola enojar, pues cada vez que Danna le hacia una cara fea, él sonreía y se burlaba de ella, pues a Danna se le ponía la nariz roja, y eso en verdad le causaba risa, aunque a ésta estaba que se la llevaba el demonio….

-Perfecto, Ok, acepto soy un astuto, abusivo y aprovechado que se metió sin pedir permiso a la fila, -Interrumpió Ulises a Danna,-Pero óigame bien al menos coincidimos en algo que nos gusta, y por eso creo que me debe perdonar, por favor tranquilícese que es malo para usted enojarse, es más yo le invitare su boleto para ver a Coldplay, aunque no vaya conmigo.

-Esto era para resarcir los daños causados a Danna.

Danna sonrío y le respondió;

-¿Usted cree que aceptare así como si nada hubiese sucedido?, y todo este rato que he estado aquí, sola, sin comer, con frío y ahora usted viene a decirme que tan solo lo deje comprar un boleto para mí por dejarle pasar, creo que este día he conocido al peor hombre de mi vida.

Ulises soltó una carcajada y espetó:

-Hay mujeres nadie las entiende, Mire señorita aquí hay de tres opciones, la primera, que yo le regale un poco de calor para curarle el frío que tiene y le compre comida porque usted se está muriendo de hambre, – la segunda, que solo vaya a la taquilla y me permita comprarle su boleto o bien que me dé una bofetada, me corra y se terminan sus problemas, ¿Usted que dice? acepta o de plano ¿Le caí mal…?

Danna estuvo sorprendida ante la propuesta, la historia del hombre bravucón cambió por completo pues no le pareció mal la idea, su cara de mil gestos ahora solo hacia una mueca, de triunfo, pues eso le agradaba.

Y aunque no sabía que decidir por fin acepto el trato, pero con ciertas condiciones que le agregó a la propuesta…

PAG. 10 *EL ULTIMO ENCUENTRO (EL DIARIO)*

Redacción7R | Pagina 10.

“Una llamada a las 6:00 am en casa de Ulises hizo sonar el teléfono, éste no logró contestar a la primera, el teléfono insistente sonó otra vez, Ulises un poco adormilado descolgó el teléfono en esta ocasión, y Contestó.-Si diga.

Una mujer al otro lado de la línea telefónica le contestó;

Hey! Perdón sé que no son horas para llamar,-lo sé, sabía que estarías ahí, por eso llame, te extraño tanto que solo necesito escuchar tu voz, para saber que todo estará bien, perdón sé que no es lo correcto pero después de verte hoy algo en mí se encendió, volví a recordar tus besos, volví a sentir tu respiración en mi alma, Volví a sentirme viva, no sé qué me pasa, estoy cansada de caminar, no sé a dónde voy sin ti…

-Eres tu Danna, ¿Qué tienes? -Dime

-Perdóname, ya no aguanto más…¡Lo siento!….Solo quería escuchar tu voz, pues me hace tan feliz escucharte, -te extrañe desde aquel día que te perdí.

Recargada sobre la sala, solo iluminada con la luz de su celular, con lágrimas en los ojos, colgó el teléfono y no paró de llorar, Una vez más estaba ahí sufriendo las penas de su vida. Ulises un poco extrañado de la llamada, se sentó sobre la cama y pensó en ella, en el tono de su voz, y algo le preocupo, pues Danna en verdad la estaba pasando mal. Se levantó tomó el teléfono y marcó al número telefónico que le había escrito en el papel, pero algo lo detenía, aun así decidió marcarle, después de tres intentos fallidos dejo de insistir. Danna no contestó las llamadas.

Pensativo se recostó sobre la cama mirando al techo, Se imaginó la sonrisa de Danna y se preguntó -¿Qué está pasando en tu vida Danna?. Se levantó y se fue a duchar. Ya faltaba poco que amaneciera.

Cada vez más el sol se asomaba a la ventana, Danna estaba cansada y adolorida se levantó lentamente, se paró frente a la ventana, el sol le acaricio el rostro y cada rayo que tocaba su cuerpo, le daban fuerza suficiente para seguir adelante…

Con los zapatos en sus manos, se metió al cuarto donde Gabriel descansaba, se despojó las ropas y observó a Gabriel quien seguía dormido, lo miro fulminante y camino suavemente hacia él, deslizo sus manos sobre las sabanas y le movió una mano, se sentó a su lado y el hombre no despertó.

Decidió tomar una ducha, su cuerpo frágil y su pensamiento en ese momento solo pertenecían a un solo hombre, abrió la llave de la regadera y al caer las gotas de agua sobre su cuerpo, le recordaban a las manos de Ulises, mientras se tocaba el rostro, recordó aquella vez que Ulises la conoció…

Autor: Armando Santana (@armdotweet)

PAG. 9 *EL ULTIMO ENCUENTRO (EL DIARIO)*

Redacción7R | Pagina 9

Danna continuo hablando, -ha significado mucho para mí, no es fácil deshacerse de algo que pertenece a mi vida, a mis vivencias y que me recordaba que en algún lugar, algún punto estabas ahí viviendo tu vida y yo no perdía las esperanzas que nos volveríamos a encontrar…..-Hoy quizás el destino nos preparó la última cita…

El sol poco a poco se ocultaba y el frío se apoderaba de aquellos momentos, ya casi eran las 7:00 pm, cuando Ulises le indico que ya era tarde para estar solos en ese lugar y lo mejor sería despedirse y verse después, pues aun había mucho por contarse, ella accedió y le anotó su número de celular en una tarjeta que Ulises le dio, le coloco la tarjeta en la bolsa trasera del pantalón, casi lo besa cuando lo hace, el un poco nervioso le dio un abrazo, ella lo tomó del cuello y le susurró al oído;

“-No imaginas cuantas noches, días, horas, segundos, conté para encontrarte de nuevo, esperé ansiosa verte así como ahora lo estoy haciendo y disfrutando…”

Un efusivo abrazo que duró por unos minutos, parecía ser que nunca más volverían a separarse, ambos lloraron al estrechar sus cuerpos, otra vez.

Ulises no podía contener la emoción como aquella primera vez cuando estremeció entre sus brazos a Danna. Un poco perplejo, por el beso de Danna en sus mejillas, millones de recuerdos lo hicieron vivir de nuevo como si hubiese sido el primer día de cuando se conocieron, Un poco cansada con lagrimas en sus ojos, Danna se despidío robándole un apasionado beso, Ulises accedió sin decir palabra, la tomó de la cintura con sus brazos y apretó los labios de ella, como si fuese la ultima vez,  le agrado tanto que con su lengua lamió el dulce sabor que ella le recordaba. Justo cuando terminaron de besarse, el celular de Danna sonó y ella un poco nerviosa vio el numero, no dijo mas y corrió, presurosa. tomó su bolso y camino… Un taxi en ese momento paso frente a ella y lo tomó, miro hacia donde Ulises quedo. y -Pensó: -¿Que haré ahora que ha vuelto el hombre que jamas olvidé?

Dejó a Ulises viéndola de espalda, su hermosa figura le robaba suspiros, ese pelo castaño y lacio que caía sobre su espalda y ese perfume que traía le robaron la imaginación de muchas formas y figuras, le parecía perfecta, ayer, hoy y siempre, Danna vestía un vestido negro pegado a su esbelta figura de 1.75 metros, sus grandes ojos azules y esos labios rojos, no lo dejaron dormir toda la noche, cuando llego a casa…

Al llegar a casa, Danna abrió la puerta pero alguien la esperaba, encendió la luz y corrió a su cuarto, Un grito la detuvo en seco, Era Gabriel, lo miró y se volvió para dar una explicación, -Yo no quiero explicaciones Danna, de hecho ya sabes que va a pasar, Gabriel la tomó del pelo, le dio dos contundentes golpes en el rostro, la aventó al piso y unas patadas en el vientre le propinó, tirada sobre el piso quejándose, miro a la virgen que tenía sobre la pared y le pidió no sufrir más, le pidió a su mama fallecida -¡Cuídame!, hoy más que nunca te necesito, ¡Mama! Te necesito…, ya no soportó esta vida, Gabriel se fue sin decir más, apagó la luz y la dejo tirada en el piso, con el rostro lloroso y sangrando de la nariz…

Autor: Armando Santana  (@armdotweet)