Pag. 3 “La Otra Cara del Viento¨

El iPod seguía sonando, los automovilistas corrían en auxilio de la persona que venía conduciendo el automóvil desmayado en el volante y de la misma Iris tendida en el asfalto, la escena predecía muerte y miedo, el gorro que cubría su cabeza, quedo a varios metros de su cuerpo y su sangre corría lentamente por el asfalto. El libro que llevaba en sus manos, no se miraba en la escena.

La gente veía atónita la escena y se agrupaban para rodear a la chica, los vehículos se fueron parando poco a poco y algunas personas se bajaron de sus automóviles para presenciar a los involucrados en el accidente, un chofer comenzó a poner señalamientos para que los demás choferes disminuyeran la velocidad de sus automóviles, y en seguida se escuchó el llanto de las sirenas de las ambulancias que venían veloces a atender a los susodichos. Las patrullas no se hicieron esperar y también venían tras las ambulancias, eso parecía un desfile, pero cuando la vida de alguien peligra eso debería suceder.

Los paramédicos llegaron y pronto algunos policías comenzaron a resguardar el área, Iris aun respiraba, y enseguida un doctor le reviso el pulso, le quito el viejo suéter que llevaba puesto y no tardo en llamar a una enfermera para ponerle un collarín y luego la colocaron en una camilla, no pasaron ni cinco minutos cuando la introdujeron a la ambulancia…

Otros paramédicos observaban incrédulos a la persona que había ocasionado el accidente y mientras le exploraban su cuerpo, le encontraron una herida de bala en su estómago. No entendían que había sucedido pero no dudaron en sacarlo del vehículo, pronto lo acostaron en una camilla y lo introdujeron a la ambulancia, la cual prendió la sirena y arranco fuertemente para perderse a la distancia, dejando atrás la escena del accidente y a las personas que miraban a lo lejos a las ambulancias que se perdían entre los vehículos que se hacían aun lado cuando las ambulancias avanzaban poco a poco.

Pag. 2 *La Otra Cara del Viento*

CAPITULO I:  
LOS PLANES CAMBIAN

1.

Llego el momento de decidir qué hacer con su vida, eso pensaba con la mirada distante hacia el horizonte la bella Iris, sentada bajo un árbol con un libro entre sus piernas, mientras el aire soplaba descaradamente sobre su rostro y el sol hacia brillar su mirada, en efecto, el ultimo rayo del sol acariciaba lentamente la piel de Iris, ella se levantó, cerro sus ojos, extendió sus brazos para sentir como el aire le acariciaba el cuerpo y el sol su alma. Toda vez que había recapacitado respecto a lo que en algún momento de su vida pasaba por su mente, decidió finalmente por no realizar todo lo que en un principio había planeado.

Decidida a dejar todo su pasado atrás y de haber perdonado a aquellas personas que le habían hecho daño, Iris cerró el libro y se dispuso a marcharse,  el sol lentamente caía y parecía reclamar la piel de iris, esta se paró, sacó una navaja de su bolso, y sobre el tallo del árbol dibujo un corazón, y en el centro del corazón la letra inicial de su nombre,  a sus 21 años le esperaba un mundo por explorar.

Camino hacia la parada del camión, pero ningún medio de transporte pasó, entonces opto por caminar un poco, el sol quedaba frente a su rostro y le pesaba un poco, en la cabeza llevaba un gorro color café con la imagen de piolín, sus tenis eran unos converse un poco desgastados por el uso excesivo pero cómodos y en sus manos el libro llamado “Esperanza bajo cero” de un autor conocido al menos para ella, caminaba lento y a su vez observaba a las personas que pasaban a su lado, no escuchaba otro ruido más que su iPod el cual tocaba la canción “ Sky full of stars” de Coldplay, entonces llego a un crucero y el semáforo estaba en rojo, se dispuso a cruzar la avenida, cuando de pronto un rechinido de un auto que se había quedado sin frenos venia frente a Iris, un grito desgarrador de ella  y un crujido del auto hicieron eco alrededor de aquella avenida.

Pag. 1 *La Otra Cara del Viento*

Sinopsis

 “A donde fuesen mis pasos quiero terminar mis días conociendo hasta el último rincón de mi alma y saciar la sed de mi corazón con el primer amor que mis ojos han de ver…

Iris decidió como vivir su vida y quería seguir con su plan hasta el último día de su vida, pero después de pensarlo y meditarlo, se convenció que lo mejor era terminar con lo que había planeado, el tiempo no se detuvo y siguió su curso, ella se introdujo al mundo de otras personas que cambiaron completamente su forma de ver al mundo y la vida misma, conoció tanto en tan poco tiempo que no le dio espacio para seguir explorando su vida, pero lo más importante que encontró fue el amor, que las otras personas le ayudaron a ver en su corazón y le enseñaron lo poco que significa vivir sin un sueño, ella solo se aferró a lo que en ese momento tenía, pero sin embargo encontró lo que siempre anhelo un poco de amor y aprendió que no todo sale según lo planeado.

 Esta emocionante historia no solo puede ser una simple historia, sino una enseñanza para comprender la existencia de Dios y los planes que uno hace, pero también para aprender que el amor existe en cada uno de nosotros y los finales de cada historia dependen mucho de nosotros mismos, a veces planeamos pero Dios es quien tiene la última palabra.

 Así mismo esta historia lograra impactarlos y sorprenderlos.”

"Noticias de Critica Efectiva"