PAG. 6 *EL ULTIMO ENCUENTRO (EL DIARIO)*

Redacción | 7R

Ulises sabía que era cierto, sintió lo mismo que Danna, él se daba cuenta cuando ella decía la verdad, y peor aún el jamás la olvido, retrocedió un poco y fijo su mirada sobre sus labios. Y le dijo;

-Danna, Ese día, yo también recordé ese momento, lo sabes, guardo cada detalle de ti, de tu cuerpo, de tus caricias y de tus besos, me fume un cigarro y un nudo en la garganta se me hizo, cuando el frío tropezó en mis labios, mis lágrimas rodaron sobre mis mejillas, la noche era amarga como la hiel y mis recuerdos me ahogaban en sollozos momentos, Me perdí entre la niebla y casi llegaba a aquel dichoso lugar cuando de pronto escuche un llanto…

El camino estaba un poco inundado de neblina y el aire frío hacían temblar sus quijadas y piernas, pues era invierno, el llanto provenía cerca del río Hudson donde estaba el muelle de los botes y barcos que navegaban hacia la isla donde se encuentraba la estatua de la libertad.

El agua estaba fría y la niebla confundía un poco la visión de Ulises, La mona verde azulosa, estaba ahí con su antorcha, así le decían cuando hablaban de ese lugar, el lugar al que un día visitarían juntos, los 7 picos de su corona eran casi como los picos de una piñata, a esa conclusión llegaron ambos, aunque los picos de su corona parecían de piñata, su significado era lo más importante porque representaba su libertad y su emancipación del mundo…..

-Camine despacio, cubriéndome con unos botes que estaban a un lado del yate dónde provenía el llanto, que poco a poco se convertía en gritos, un miedo recorría mi piel poro a poro, me acerque al Yate, no había mucha luz, pero note, que había dos tipos uno encima de una mujer y otro la sostenía de los brazos, mientras le intentaba cubrir la boca, No supe cómo reaccionar, hasta quería irme y correr de ese lugar, pero luego pensé en ti, y me dije ¿Acaso ella puede ser Danna?

Autor | Armando Santana

PAG. 5 *EL ULTIMO ENCUENTRO (EL DIARIO)*

Redacción | 7R

Ulises comenzó a narrarle a Danna lo sucedido aquel día:

-Sabes muchas veces me hice creer que si me amaste, que yo fui todo para ti, así que almacene en mi corazón los mejores recuerdos de ti para no perderte mientras yo era el vagabundo del mundo, hay tanto que tienes que saber, pero más sobre aquel día en el que casi moría, estaba pensando en ti, Fue un día de invierno la hora exacta no la sé, antes de pasarme esto, te había soñado el día anterior, pensé que esto era la señal para encontrarte.. Me encontraba en Nueva York, era ya muy noche, tome mi mochila y camine hacia el lugar donde te soñé.

Ella lo interrumpió y en seguida pregunto:

-Espera! en serio ¿es ese lugar en el que me soñaste? en el cual te prometí que gritaríamos como locos y que nos aventaríamos desnudos al agua al amanecer?

-Si así es, Era el mismo lugar donde te habría dado mi vida entera.., una vez que comencé a caminar, tome el iPod, me coloque los audífonos y mientras caminaba escuchaba nuestra canción favorita “See You Soon” de Coldplay, sabes a cual me refiero, era nuestro himno, era tan perfecta como tú y yo aquella noche que nos entregamos por primera vez….

Sus miradas se entrelazaron, sus memorias dieron un vuelco y sus recuerdos inundaron sus mentes, Danna sabía de qué estaba hablando Ulises y un recuerdo inolvidable se presentó en ese instante…

( ..Las copas de vino rodaron sobre la mesa y la botella de vino al piso cayo, mientras sus cuerpos desnudos se hicieron uno solo, una música tenue a lo lejos se escuchaba, los suspiros al cielo llegaban, y la luna sonreía con un brillo especial, el calor poco a poco subía de tono, el aire se terminaba y en sus labios el dulce sabor a miel se derretía, las ropas sobre el piso se perdieron, las miradas en su corazón se clavaban y en sus cuerpos el deseo desinhibido los hacia hacer lo impensable, Hasta la luna guardo aquel grato momento…Todo fue perfecto, las sábanas blancas en medio de los pétalos de rosas que en sus cuerpos estaban pegadas guardaron los tatuajes de sus besos, y las velas apagándose poco a poco anunciaban que la noche terminaba…)

Danna no dudo en interrumpirlo y decirle:

-¡Oye! yo aún recuerdo cada detalle de ese momento, lo llevo en mi corazón aún, todo fue perfecto, significo todo para mí, porque por primera vez sentí el verdadero amor correr dentro de mí, y eso te lo debo a ti….Te extrañe tanto, durante todo este tiempo he andado buscando un poco de calor en cuerpos extraños y vacíos, que más te puedo decir. Eres tan perfecto para mí que retrocedería mil años si fuera necesario.

Autor: Armando Santana

Pag. 4 *El Ultimo Encuentro (El Diario)*

Redacción | R7

Ulises prosiguió cuestionando a Danna -Pensaste que yo estaría bien, que equivocada estabas…

De un golpe soltó la mochila y paso sus manos sobre sobre la espalda de la chica y en un susurro al oído, le dijo;

-Estuve a punto de morir, de no saber de ti, de no tocar tu piel, de no escuchar tu voz, de no respirar tú mismo aire, me canse de caminar sin rumbo, sin sentido y el día que casi moría, dentro de mis recuerdos te vi como jamás  te había visto…quizás ese recuerdo fue lo que me salvo, tú me diste la muerte y la vida…..No me quedo más remedio que resignarme y pensar que solo habías jugado conmigo…

Danna sin decir palabra alguna, respiro profundo e intento tomar una de sus manos, pero el rechazo era obvio, aun así había algo más que un lazo perdido y roto, este estaba siendo reparado en ese encuentro, el sol caía y pesaba, el aire era denso y las palabras calaban en lo más hondo de sus almas tanto de Danna como Ulises. Él camino hacia un árbol en silencio, ella le tomo del brazo, fuerte y se fue con él, después de verse a los ojos, caminaron lento y sin decir palabra alguna….se sentaron ante el atardecer que haría gala ya en unas horas..

-Espera, -Exclamo Danna, Es mi turno, no me veas así, Creo que solo este es el juego que nos tocó vivir, ¿lo dudas?, ¿Creíste que no te amaba y no regresaste? ¿Porque supones todo? ¿A Caso solo esperabas que yo te buscara? Sabes, Quizás me equivoque, soy una humana imperfecta dolida y no supe cómo reaccionar de tanto dolor, de no saber qué hacer ante la pérdida del único ser que realmente dio la vida por mí. Era mi madre, y Tú eras mi complemento, El novio perfecto, el chico que me hacía ilusionar de vivir la vida, Eras mi otra mitad…Eras casi como mi aire para respirar….

Ulises la calmo, la abrazo y la llevo para que se sentaran sobre un escalón del lado donde había sombra.

Ella no aguanto más y comenzó a llorar mientras sus lágrimas caían sobre sus labios y con sus manos seco sus lágrimas, aunque eran dolorosas más que una daga esas palabras, ella recargo su cabeza sobre el hombro del chico y sus ojos no cesaban de llorar, cada quien sufrió a su modo, Ulises suspiraba tratándose de aguantar y no llorar, realmente era una escena tan dramática para ambos que cualquier película se salía del guion….

Tan pronto como pudo Ulises, comenzó a secarle las lágrimas y al tocar su rostro sintió la necesidad de besarla, -No es el momento -Pensó. Así que mejor opto por contarle de lo que había hecho en sus viajes pero más sobre aquel trágico día en que casi pierde la vida.

Autor | Armando Santana

"Noticias de Critica Efectiva"