PAG. 5 *EL ULTIMO ENCUENTRO (EL DIARIO)*

Redacción | 7R

Ulises comenzó a narrarle a Danna lo sucedido aquel día:

-Sabes muchas veces me hice creer que si me amaste, que yo fui todo para ti, así que almacene en mi corazón los mejores recuerdos de ti para no perderte mientras yo era el vagabundo del mundo, hay tanto que tienes que saber, pero más sobre aquel día en el que casi moría, estaba pensando en ti, Fue un día de invierno la hora exacta no la sé, antes de pasarme esto, te había soñado el día anterior, pensé que esto era la señal para encontrarte.. Me encontraba en Nueva York, era ya muy noche, tome mi mochila y camine hacia el lugar donde te soñé.

Ella lo interrumpió y en seguida pregunto:

-Espera! en serio ¿es ese lugar en el que me soñaste? en el cual te prometí que gritaríamos como locos y que nos aventaríamos desnudos al agua al amanecer?

-Si así es, Era el mismo lugar donde te habría dado mi vida entera.., una vez que comencé a caminar, tome el iPod, me coloque los audífonos y mientras caminaba escuchaba nuestra canción favorita “See You Soon” de Coldplay, sabes a cual me refiero, era nuestro himno, era tan perfecta como tú y yo aquella noche que nos entregamos por primera vez….

Sus miradas se entrelazaron, sus memorias dieron un vuelco y sus recuerdos inundaron sus mentes, Danna sabía de qué estaba hablando Ulises y un recuerdo inolvidable se presentó en ese instante…

( ..Las copas de vino rodaron sobre la mesa y la botella de vino al piso cayo, mientras sus cuerpos desnudos se hicieron uno solo, una música tenue a lo lejos se escuchaba, los suspiros al cielo llegaban, y la luna sonreía con un brillo especial, el calor poco a poco subía de tono, el aire se terminaba y en sus labios el dulce sabor a miel se derretía, las ropas sobre el piso se perdieron, las miradas en su corazón se clavaban y en sus cuerpos el deseo desinhibido los hacia hacer lo impensable, Hasta la luna guardo aquel grato momento…Todo fue perfecto, las sábanas blancas en medio de los pétalos de rosas que en sus cuerpos estaban pegadas guardaron los tatuajes de sus besos, y las velas apagándose poco a poco anunciaban que la noche terminaba…)

Danna no dudo en interrumpirlo y decirle:

-¡Oye! yo aún recuerdo cada detalle de ese momento, lo llevo en mi corazón aún, todo fue perfecto, significo todo para mí, porque por primera vez sentí el verdadero amor correr dentro de mí, y eso te lo debo a ti….Te extrañe tanto, durante todo este tiempo he andado buscando un poco de calor en cuerpos extraños y vacíos, que más te puedo decir. Eres tan perfecto para mí que retrocedería mil años si fuera necesario.

Autor: Armando Santana

Pag. 4 *El Ultimo Encuentro (El Diario)*

Redacción | R7

Ulises prosiguió cuestionando a Danna -Pensaste que yo estaría bien, que equivocada estabas…

De un golpe soltó la mochila y paso sus manos sobre sobre la espalda de la chica y en un susurro al oído, le dijo;

-Estuve a punto de morir, de no saber de ti, de no tocar tu piel, de no escuchar tu voz, de no respirar tú mismo aire, me canse de caminar sin rumbo, sin sentido y el día que casi moría, dentro de mis recuerdos te vi como jamás  te había visto…quizás ese recuerdo fue lo que me salvo, tú me diste la muerte y la vida…..No me quedo más remedio que resignarme y pensar que solo habías jugado conmigo…

Danna sin decir palabra alguna, respiro profundo e intento tomar una de sus manos, pero el rechazo era obvio, aun así había algo más que un lazo perdido y roto, este estaba siendo reparado en ese encuentro, el sol caía y pesaba, el aire era denso y las palabras calaban en lo más hondo de sus almas tanto de Danna como Ulises. Él camino hacia un árbol en silencio, ella le tomo del brazo, fuerte y se fue con él, después de verse a los ojos, caminaron lento y sin decir palabra alguna….se sentaron ante el atardecer que haría gala ya en unas horas..

-Espera, -Exclamo Danna, Es mi turno, no me veas así, Creo que solo este es el juego que nos tocó vivir, ¿lo dudas?, ¿Creíste que no te amaba y no regresaste? ¿Porque supones todo? ¿A Caso solo esperabas que yo te buscara? Sabes, Quizás me equivoque, soy una humana imperfecta dolida y no supe cómo reaccionar de tanto dolor, de no saber qué hacer ante la pérdida del único ser que realmente dio la vida por mí. Era mi madre, y Tú eras mi complemento, El novio perfecto, el chico que me hacía ilusionar de vivir la vida, Eras mi otra mitad…Eras casi como mi aire para respirar….

Ulises la calmo, la abrazo y la llevo para que se sentaran sobre un escalón del lado donde había sombra.

Ella no aguanto más y comenzó a llorar mientras sus lágrimas caían sobre sus labios y con sus manos seco sus lágrimas, aunque eran dolorosas más que una daga esas palabras, ella recargo su cabeza sobre el hombro del chico y sus ojos no cesaban de llorar, cada quien sufrió a su modo, Ulises suspiraba tratándose de aguantar y no llorar, realmente era una escena tan dramática para ambos que cualquier película se salía del guion….

Tan pronto como pudo Ulises, comenzó a secarle las lágrimas y al tocar su rostro sintió la necesidad de besarla, -No es el momento -Pensó. Así que mejor opto por contarle de lo que había hecho en sus viajes pero más sobre aquel trágico día en que casi pierde la vida.

Autor | Armando Santana

Pag. 3 *El Ultimo Encuentro (El Diario)*

Redacción | 7R

El un poco nervioso le preguntó;

-Hola, Como has estado?

-Bien aquí nomas intentando sobrevivir en este mundo raro. Y tú ¿cuéntame que ha sido de ti?

-Pues te diré, he caminado como un vagabundo por aquí y por allá, pero veme otra ves como al principio, ¿crees en el destino?, -Preguntó Ulises.

-Ah! que bien, pues no mucho, lo mejor es que ya has vivido en todos lados y que me cuentas del amor, ya te casaste o dime que ha sido de tu vida amorosa?

-Pues mal, he roto una y muchas relaciones todas cortas, aun no encuentro la indicada y tu que tal seguramente ya te casaste o hasta comprometida estas, o ¿me equivoco?, -Le dijo Ulises.

Un suspiro soltó de su corazón y comenzó a llorar, el no entendía y la abrazo, ella accedió al abrazo y le dijo:

-Te acuerdas del día que quedamos de vernos en la central de camiones para huir de aquí y del mundo, explorar cosas que jamás habíamos hecho, bueno, pues no llegue y quizás fue el destino quien se encargó de separarnos…Ese día falleció mi madre, la única persona que en mi vida me había importado tanto como tú y por la que jure jamás separarme de ella, murió de un paro cardíaco, trate de localizarte pero me fue en vano, creí que era una señal para dejarte ir solo a explorar el mundo, ese día se fueron dos personas que llenaban mi mundo, por un lado mi madre y por otro lado tu, Sentía que moriría y mi mundo se venía sobre mis pies. Sé que es tarde todo esto que te digo pero hoy se que estas bien y que llegaría el día en el que nos volveríamos a ver, no se cuando, tal vez de ancianos, no lo sé, pero fue hoy…

-Oye que fuerte es todo esto, -Respondió Ulises esto, -No sé que decirte, creo que todo es confuso y mi corazón se rehúsa a creerte, perdón, pero yo intente comunicarme contigo por meses, con mensajes de voz, con cartas, mensajes, etc., yo no entendí por que jamas llegaste, pero esa no era una razón justa simplemente para dejarme, y mas aun era un lazo para estar ahí contigo, era cuando mas me necesitabas…

El tenia la razón, ella no soportaba aquellas palabras y el corazón le dolía como el día en que dejo esperando a Ulises, no había mas explicaciones ni  pretextos, para mentirle, aun así, ella estaba feliz de volverlo a ver, y Ulises aunque tenia el corazón en pedazos, sentía como este cobraba vida poco a poco al verla y al tocarle su cuerpo nuevamente.

Autor | Armando Santana

"Noticias de Critica Efectiva"